La cumbre Biden-Putin termina el miércoles, con las relaciones en un “punto bajo” (Bilingual for U.S. Readers)

Originally published in Qué Pasa on June 13, 2021 for international readers/Publicado originalmente en Qué Pasa el 13 de junioo de 2021 para los lectores internacionales.

Ambos líderes se sentaron por primera vez este año para establecer la forma de resolver sus diferencias diplomáticas.

El acontecimiento anticipado demostró las dificultades de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

El presidente Joe Biden concluyó el miércoles por la tarde su primera reunión como jefe del Ejecutivo estadounidense con el presidente ruso Vladimir Putin.

La reunión fue un momento clave para el gobierno de Biden, ya que la Casa Blanca establece su estrategia para manejar la complicada relación diplomática de Estados Unidos con Rusia.

Congregados en una lujosa mansión junto a un lago en Suiza, ambos líderes discutieron sobre derechos humanos, ciberseguridad y dieron luz verde a las negociaciones sobre un nuevo acuerdo de armas nucleares en sus tres horas de conversaciones.

En general, la Cumbre de Ginebra fue tensa. Aparte de un apretón de manos al principio del evento, ninguno de los dos líderes parecía muy entusiasmado con la presencia del otro.

A pesar de ello, Putin declaró que no hubo «ninguna hostilidad» durante su diálogo. La reunión se produce después de meses de ferviente retórica por ambas partes.

Biden criticó a menudo a Putin en la campaña de 2020 y los esfuerzos rusos por interferir en las elecciones estadounidenses. A principios de este año, Biden caracterizó a Putin como un «asesino».

En respuesta al comentario, Putin dijo a la televisión rusa: «se necesita uno para conocer a uno.» Poco después, Putin destituyó al embajador de Rusia en Estados Unidos.

John Sullivan, el embajador de EE.UU. en Rusia también fue retirado. Biden y Putin acordaron revertir sus decisiones en la reunión del miércoles, dando instrucciones a sus embajadores para que regresen a sus puestos en los próximos días.

Alexey Nalvany, el líder de la oposición rusa encarcelado, fue otro de los temas delicados que trataron los dos líderes. Biden mencionó que Rusia sufriría consecuencias «devastadoras» si Navalny muriera en prisión.

«Se trata de la confianza. Se trata de su capacidad para influir en otras naciones de forma positiva» dijo Biden en relación con la seguridad de Navalny como preso político.

Navalny había iniciado una huelga de hambre en primavera, en protesta por el trato que recibía de los funcionarios de prisiones rusos. Como informó la CNN, su equipo legal declaró que estaba siendo «torturado por la privación del sueño» y que sufría fuertes dolores.

Biden también expresó su preocupación por Paul Whelan y Trevor Reed, dos ciudadanos estadounidenses encarcelados bajo custodia rusa.

En respuesta a la postura de Biden sobre Nalvany, Putin dijo a los miembros de la prensa rusa: «Este hombre sabía que estaba infringiendo la ley de Rusia. Ha sido condenado dos veces».

Afirmó que Navalny había violado las condiciones de su libertad bajo fianza tras no haberse puesto en contacto con sus abogados, como es preceptivo.

Además, Putin expresó sus críticas al presidente estadounidense. El líder ruso señaló específicamente la brutalidad policial que inspiró el movimiento Black Lives Matter, y la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de EE.UU. como algunas de las deficiencias del país.

Biden Outside Press conference
El Presidente Biden respondiendo a una pregunta en el exterior de la mansión junto al lago donde se celebró la Cumbre de Ginebra.

«Nos solidarizamos con lo que está ocurriendo en los Estados, pero no deseamos que eso ocurra en Rusia» dijo Putin.

La ciberseguridad también estuvo en la agenda. Biden presionó a Putin sobre los recientes ciberataques de organizaciones de hackers rusos, algunos de los cuales han tenido efectos trascendentales en las infraestructuras estadounidenses.

Los dos principales ciberataques a las plantas de Colonial Pipeline y JBS Meat fueron llevados a cabo por grupos de hackers rusos. Sin embargo, Putin mantiene que el gobierno ruso no estuvo involucrado en estos esfuerzos.

La inteligencia estadounidense sugiere lo contrario.

Durante la cumbre se produjo un acontecimiento importante. Ambos líderes acordaron iniciar negociaciones sobre un nuevo tratado nuclear.

El Nuevo Tratado START, aprobado en febrero de 2011, establecía nuevos límites al armamento nuclear de ambos países. El tratado expira en febrero de 2026.

Las conversaciones sobre un nuevo acuerdo estaban en marcha en 2014, pero se interrumpieron cuando Washington respondió a la anexión de Crimea por parte de Moscú. Las negociaciones se reanudaron en 2017 bajo la administración Trump, pero no lograron un resultado aceptable.

A principios de esta semana, en una entrevista con NBC News, Putin caracterizó a Biden como un «hombre de carrera» y alguien que había «pasado toda su edad adulta en la política». En ese sentido, dejó muy claro que esperaba que Biden fuera bastante menos impulsivo que su predecesor, Donald J. Trump.

Sin embargo, Putin pareció satisfecho con la reunión.

«Fue sustantiva, fue específica. Estaba orientada a lograr resultados, y uno de ellos era hacer retroceder las fronteras de la confianza» dijo en una rueda de prensa de una hora de duración tras la cumbre.

Biden pareció frustrado ante los periodistas al responder a lo que le hacía estar seguro de que Putin cambiaría su comportamiento.

«Lo que cambiará su comportamiento es si el resto del mundo reacciona ante él y disminuye su posición en el mundo.  No estoy seguro de nada; sólo estoy constatando un hecho… Si no entienden eso, están en el negocio equivocado» dijo Biden en el acalorado intercambio.

Biden es el quinto presidente estadounidense con el que Putin negocia.

Fuentes de la Casa Blanca mencionaron que Biden regaló al líder ruso «un par de Aviadores personalizados hechos por Randolph USA». Biden es conocido por llevar este icónico par de gafas.

«En 1978, Randolph unió fuerzas con el ejército estadounidense para producir el HGU-4/P Aviator, diseñado para los pilotos de caza. Desde entonces han suministrado al ejército estadounidense y a sus socios de la OTAN sus aviadores de alto nivel y durabilidad, fabricados en el país, en Massachusetts» dijeron los funcionarios de la administración.

Además del amable gesto, Biden describió al líder ruso como un «digno adversario». Sin embargo, Biden y Putin no ofrecieron una conferencia de prensa conjunta tras la reunión.

La decisión fue deliberada, ya que la Casa Blanca decidió que no quería dar a Putin una plataforma.

«Esto no es un concurso sobre quién puede hacerlo mejor frente a una conferencia de prensa o tratar de avergonzar al otro» dijo Biden el domingo.

En esta misma rueda de prensa, admitió que las relaciones entre ambas naciones estaban en un, «punto bajo».

«No estamos buscando un conflicto. Estamos buscando resolver aquellas acciones que creemos que son inconsistentes con las normas internacionales… estamos dispuestos a hacerlo» dijo Biden.

Versión en Inglés/Version in English

President Joe Biden concluded his first meeting as America’s chief executive with Russian President Vladimir Putin Wednesday afternoon.

The meeting was a key moment for the Biden administration, as the White House establishes its strategy in handling America’s complicated diplomatic relationship with Russia.

Congregating at a luxurious lakeside mansion in Switzerland, both leaders discussed human rights, cybersecurity and greenlit negotiations on a new nuclear weapons deal in their three hours of talks.

Overall, the Geneva Summit was tense. Besides a handshake at the beginning of the event, neither leader seemed quite excited with the other’s presence.

Despite this, Putin stated that there was, “no hostility” during their dialogue. The meeting comes after months of fervent rhetoric from both sides.

Biden often criticized Putin in the 2020 campaign and Russian efforts to interfere in US elections. Earlier this year, Biden characterized Putin as a “killer.”

In response to the comment, Putin told Russian television, “it takes one to know one.” Soon after, Putin recalled Russia’s ambassador to the US.

John Sullivan, the US ambassador to Russia had been recalled as well. Biden and Putin agreed to revert their decisions at the Wednesday meeting, instructing their ambassadors return to their posts in the coming days.

Alexey Nalvany, the jailed Russian opposition leader, was a delicate matter discussed by the two leaders. Biden mentioned that Russia would suffer “devastating” consequences if Navalny were to die in prison.

“It’s about trust. It’s about their ability to influence other nations in a positive way,” Biden said in regards to ensuring Navalny’s safety as a political prisoner.

Navalny had engaged in a hunger strike in the spring, protesting his treatment by Russian prison officials. As reported by CNN, his legal team stated he was being “torture by sleep deprivation,” and was in severe pain.

Biden also expressed concern for Paul Whelan and Trevor Reed, two imprisoned US citizens in Russian custody.

In response to Biden’s stance on Nalvany, Putin told members of the Russian press, “This man knew that he was breaking the law of Russia. He has been twice convicted.”

He asserted that Navalny had violated conditions of his bail after not checking in with his legal officers, as is mandated.

Further, Putin voiced his criticisms of the American president. The Russian leader specifically pointed out the police brutality that inspired the Black Lives Matter movement, and the Jan. 6 insurrection at the US Capitol as some of the country’s shortcomings.

“We sympathize with what is happening in the states, but we do not wish that to happen in Russia,” Putin said.

Cybersecurity was an also on the agenda. Biden pressed Putin on the recent cyberattacks by Russian hacker organizations, some which have had momentous effects on US infrastructure.

El presidente estadounidense Biden y el presidente ruso Vladimir Putin se sientan al comienzo de la Cumbre de Ginebra.
President Biden and Vladimir Putin pose for a photo at the Geneva Summit. The planned five hour meeting ended two hours earlier than expected.

The two major cyberattacks on the Colonial Pipeline and JBS Meat plants were both carried out by Russian hacking groups. However, Putin maintains that the Russia government was not involved in these efforts.

US intelligence suggests otherwise.

An important development did materialize during the summit. Both leaders agreed to begin negotiations on a new nuclear treaty.

The New START Treaty, passed in February 2011, established new limits on nuclear armaments on both countries. The treaty is set to expire on February of 2026.

Talks on a new agreement were underway in 2014, but was halted as Washington responded to Moscow’s annexation of Crimea. Negotiations resumed in 2017 under the Trump administration, but failed to produce an agreeable result.

Earlier this week in an interview with NBC News, Putin characterized Biden as a “career man” and someone who had “spent his entire adulthood in politics.” To that note, he made it very clear he expected Biden to be significantly less impulsive than his predecessor, Donald J. Trump.

Nonetheless, Putin appeared satisfied with the meeting.

“It was substantive, it was specific. It was aimed at achieving results, and one of them was pushing back the frontiers of trust,” he said in an hour-long press conference after the summit.

Biden appeared frustrated at reporters when responding to reporters as to what made him sure that Putin would change his behavior.

“What will change their behavior is if the rest of world reacts to them and it diminishes their standing in the world.  I’m not confident of anything; I’m just stating a fact… If you don’t understand that, you’re in the wrong business,” Biden said in the heated exchange.

Biden is the fifth American president Putin has negotiated with.

White House sources mentioned that Biden gave the Russian leader a “a pair of custom Aviators made by Randolph USA.” Biden is known for wearing these iconic pair of shades.

“In 1978, Randolph joined forces with the U.S. military to produce the HGU-4/P Aviator designed for fighter pilots. They have since provided the U.S. military and NATO partners with their high-level, durable aviators, manufactured domestically in Massachusetts” administration officials said.

In addition to the kind gesture, Biden described the Russian leader as a, “worthy adversary.” However, Biden and Putin did not hold a joint press-conference after the meeting.

The decision was deliberate, as The White House decided it did not want to give Putin a platform.

“This is not a contest about who can do better in front of a press conference or try to embarrass each other,” Biden said on Sunday.

In this same press conference, he admitted that relations between the two nations were at a, “low point.”

“We’re not looking for conflict. We are looking to resolve those actions which we think are inconsistent with international norms… we’re ready to do it,” Biden said.

Leave a Comment

Your email address will not be published.