Análisis: Desglosando la escaramuza política sobre las infraestructuras bipartitas y el techo de la deuda (Bilingual for US readers)

Originally published in Qué Pasa on September 30, 2021 for international readers/ Publicado originalmente en Qué Pasa el 30 de septiembre de 2021 para los lectores internacionales.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Pelosi, prepara la votación de un paquete de infraestructuras bipartidista, mientras los legisladores progresistas abogan por un proyecto de ley de reconciliación de 3,5 trillones de dólares.

Ha sido un día agitado en el Capitolio, ya que el Congreso sigue negociando el proyecto de ley bipartidista de infraestructuras y una vía para evitar el cierre del gobierno. Esto es lo que hay que saber.

El proyecto de ley bipartidista de infraestructuras sigue en el limbo

Todo está en juego para el primer logro legislativo de la administración, ya que el Congreso se debate sobre las condiciones de aprobación del proyecto de ley bipartidista de infraestructuras que aprobó el Senado en agosto. 19 senadores republicanos, incluido el líder republicano Mitch McConnell, se unieron a los 50 demócratas del Senado para aprobar el proyecto de ley.

Los legisladores demócratas progresistas de la Cámara de Representantes han amenazado con no aprobar el proyecto de ley de infraestructuras negociado a menos que el liderazgo del partido pueda garantizar que aprovecharán su mayoría en el Congreso para aprobar un proyecto de ley de reconciliación de 3,5 trillones de dólares. La reconciliación es un oscuro procedimiento del Congreso que agilizaría el proceso de aprobación del proyecto de ley sin necesitar el apoyo del partido republicano.

La propuesta de «Build Back Better Act», de 2.465 páginas, impulsaría y financiaría gran parte de las prioridades legislativas de Biden durante los próximos diez años. La expansión de Medicare, la educación preescolar universal, la reducción de los precios de los medicamentos recetados y la lucha contra el cambio climático son temas que se abordan y financian en la gigantesca propuesta.

Sin embargo, para los demócratas este asunto es más complicado de lo que parece. La aprobación del proyecto de ley mediante el método de reconciliación requiere que los 50 senadores demócratas voten a favor de la propuesta. Los senadores Joe Manchin (demócrata de West Virginia) y Krysten Sinema (demócrata de Arizona) han expresado su vehemente oposición a la aprobación del proyecto de ley de reconciliación en su estado actual.

Sinema y Manchin fueron representantes esenciales durante las negociaciones de verano del acuerdo bipartidista sobre infraestructuras, trabajando junto a senadores republicanos como Mitt Romney (republicano de Utah) y Susan Collins (republicano de Maine).

Ambos senadores también están molestos por el hecho de que el apoyo al proyecto de ley de infraestructuras se vincule directamente al proyecto de reconciliación de 3,5 trillones de dólares. Manchin ha declarado que preferiría que ambas medidas se debatieran de forma independiente.

Su resistencia está motivada por la preocupación por el enorme gasto gubernamental realizado en lo que va de año. El Congreso ya ha aprobado planes que suman la friolera de 5,4 trillones de dólares. La aprobación del paquete de reconciliación supondría más de 8 billones de dólares de gasto público este año. Con el aumento de la inflación y una recuperación económica incómoda, existe una gran preocupación por obstaculizar la recuperación económica mediante la aplicación de una propuesta de 3,5 trillones de dólares.

El senador Joe Manchin (demócrata de West Virginia) en la cámara del Senado. Manchin sigue negociando el proyecto de ley de reconciliación con el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer (demócrata de Nueva York)
El senador Joe Manchin (demócrata de West Virginia) en la cámara del Senado. Manchin sigue negociando el proyecto de ley de reconciliación con el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer (demócrata de Nueva York)

«El reto al que nos enfrentamos ahora es diferente: millones de puestos de trabajo siguen sin cubrirse en todo el país y las crecientes tasas de inflación son ahora un impuesto inevitable sobre los salarios y los ingresos de todos los estadounidenses. Estos no son indicios de una economía que requiera billones de gasto adicional,» declaró Manchin en agosto.

Manchin y Sinema han cuestionado a sus colegas progresistas si merece la pena poner en peligro el proyecto de ley bipartidista de infraestructuras. Para consternación de los demócratas, hay un obstáculo aún mayor en el camino del proyecto de reconciliación: el límite de la deuda.

El Congreso evita la crisis financiera mientras se debate el proyecto de ley de reconciliación

El límite de la deuda (también conocido como el techo de la deuda) describe la cantidad de dinero autorizada que el Gobierno Federal puede gastar para pagar sus facturas. Una vez que el límite de la deuda alcance su tope, el Gobierno Federal sería incapaz de cumplir con sus obligaciones financieras. A su vez, la economía podría experimentar efectos “catastróficos”, según la secretaria del Tesoro, Janet Yellen. El gobierno estadounidense nunca ha dejado de pagar sus deudas

Si el Gobierno se queda sin dinero para gastar porque el límite de la deuda tiene un tope, el proyecto de ley de reconciliación no podrá entrar en vigor.

Yellen lleva advirtiendo desde principios de septiembre que Estados Unidos podría quedarse sin dinero a mediados de octubre si el Congreso no eleva el techo de la deuda. Los republicanos del Congreso se han opuesto firmemente a hacerlo, ya que abriría la puerta a la aprobación de la ley de reconciliación. Además, los legisladores conservadores están preocupados por el aumento masivo del gasto público en el último año y medio, y por cómo podría afectar a la economía en recuperación.

Esta mañana, las solicitudes de subsidio de desempleo en EE.UU. aumentaron por tercera semana consecutiva hasta 362.000.

Dado que el año fiscal para el Gobierno Federal terminó hoy, el Congreso necesitaba aprobar una resolución para mantener el gobierno financiado y abierto para que pueda evitar el incumplimiento de su deuda.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en una audiencia en el Congreso. Yellen pidió al Congreso que actúe cuanto antes para elevar el techo de la deuda y evitar un cierre del gobierno.
La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, en una audiencia en el Congreso. Yellen pidió al Congreso que actúe cuanto antes para elevar el techo de la deuda y evitar un cierre del gobierno.

En el momento de escribir este artículo, el Senado ha votado 65 a 35 para aprobar una medida provisional para financiar el gobierno hasta el 3 de diciembre y dar más tiempo a las negociaciones presupuestarias. El proyecto de ley también contiene 6.300 mil millones de dólares para financiar el reasentamiento de refugiados afganos y 28.600 mil millones de dólares de ayuda en caso de catástrofes para ayudar a los estados a recuperarse de un periodo reciente de huracanes e incendios forestales. La Cámara de Representantes se ha alineado con el Senado y ha aprobado la resolución por 245 votos a favor y 175 en contra para evitar el cierre del gobierno. Se espera que el Presidente Biden la firme en un futuro próximo.

Con ello, Washington ha sorteado una crisis esquivando un cierre parcial del gobierno y una crisis financiera. Pero la cuestión de elevar el techo de la deuda para aprobar el paquete de reconciliación sigue sin resolverse. Esta cuestión estará sin duda en el centro de las próximas batallas políticas en el Capitolio.

La aprobación del proyecto de ley de infraestructuras bipartidista es una oportunidad para que el presidente Biden cumpla dos de sus principales promesas de campaña: instaurar mejoras masivas en las infraestructuras de Estados Unidos y cruzar las fronteras para desarrollar una buena política. Por el momento, Biden ha continuado las conversaciones con Manchin, Sinema y otros líderes del Congreso para encontrar un camino a seguir.

Sin embargo, sería un duro golpe para la administración si el proyecto de ley de infraestructuras fracasara, teniendo en cuenta que la iniciativa era la principal prioridad legislativa del verano. Además, ser incapaz de aprobar cualquier legislación importante en el primer año de Biden como presidente con el control total del Congreso por parte de los demócratas sería devastador y podría incluso repercutir en las cruciales elecciones de mitad de mandato de 2022.

La Cámara de Representantes podría votar esta tarde el proyecto de ley de infraestructuras. Según las fuentes, Pelosi ha trabajado febrilmente las últimas 48 horas (incluso haciendo llamadas durante el partido de béisbol del Congreso anoche) para reunir los votos restantes para aprobar el proyecto de ley.

Versión en Inglés/Version in English for US readers

Analysis: Breaking down the political skirmish over bipartisan infrastructure bill and the debt ceiling

As House Speaker Nancy Pelosi put it this morning, it has been an “eventful day” on Capitol Hill.  Congress is working overtime as lawmakers continue to negotiate the bipartisan infrastructure bill and a path to avoiding a government shutdown. Here’s what you need to know.

The Bipartisan Infrastructure Bill is Still in Limbo

Everything is on the line for the administration’s first legislative accomplishment, as Congress spars over the conditions of passing the bipartisan infrastructure bill that cleared the Senate in August. 19 Republican Senators, including Republican Leader Mitch McConnell, joined all 50 Senate Democrats in passing the bill.

Progressive Democratic lawmakers in the House of Representatives have threatened failing the negotiated infrastructure bill unless party leadership can guarantee that they will leverage their majority in Congress to pass a $3.5 trillion reconciliation bill. Reconciliation is an obscure congressional procedure that would expedite the process of passing the bill without support from the GOP.

The proposed 2,465-page “Build Back Better Act” would advance and fund much of Biden’s legislative priorities throughout the next ten years. Medicare expansion, universal pre-k, cutting prescription drug prices, and combatting climate change are all addressed and funded in the gargantuan proposal.

However, for Democrats this matter is more complicated than it seems. Passing the bill using this reconciliation method requires all 50 Democratic Senators to vote in favor of the proposal. Senators Joe Manchin (D-WV) and Krysten Sinema (D-AZ) have voiced vehement opposition to passing the reconciliation bill in its current state.

Sinema and Manchin were essential representatives during summer negotiations of the bipartisan infrastructure deal working alongside Republican senators like Sen. Mitt Romney (R-UT) and Sen. Susan Collins (R-ME).

The two moderate democrats are also upset that support for the infrastructure bill is being directly tied to the $3.5 trillion reconciliation bill. Manchin has stated that he would prefer if both measures were discussed independently from each other.

Sen. Kirsten Sinema (D-Arizona) during office interview Oct. 22, 2019 at the Hart Senate Office Building in Washington, DC. (M. Scott Mahaskey/Politico)

Their resistance is motivated by concerns over the massive government spending done so far this year. This year, Congress has already passed bills totaling at a whopping $5.4 trillion. Passing the reconciliation package would result in over $8 trillion in government spending this year. With rising inflation and an uneasy economic comeback, there is serious concern for stymying an economic recovery by implementing a $3.5 trillion proposal.

“The challenge we now face is different: millions of jobs remain unfilled across the country and rising inflation rates are now an unavoidable tax on the wages and income of every American. These are not indications of an economy that requires trillions in additional spending,” Manchin stated in August.

Manchin and Sinema have questioned their progressive colleagues whether the reconciliation bill is worth jeopardizing the bipartisan infrastructure bill for. To the dismay of Democrats, there is an even larger obstacle in the way of the reconciliation bill: the debt limit.

Congress Averts Financial Crisis as Debate Over Reconciliation Bill Ensues

The debt-limit (also referred to as the debt-ceiling) outlines the authorized amount of money the Federal Government is allowed to spend to pay its bills. Once the debt limit reaches its cap, the Federal Government would be unable to meets its financial obligations. In turn, the economy could potentially experience “catastrophic” effects, according to Treasury Secretary Janet Yellen. The US government has never defaulted on its debts.

If the government is out of money to spend because the debt-ceiling is capped, then the reconciliation bill cannot go into effect.

Yellen has warned since early September that the US could run out of money by mid-October if Congress didn’t raise the debt ceiling. Congressional Republicans have staunchly opposed doing so, as it would open the door to the passage of the reconciliation bill. Further, conservative lawmakers are concerned about the massive increases in government spending within the past year and a half, and how it might impact the recovering economy.

This morning, US jobless claims rose for a third straight week to 362,000.

Since the fiscal year for the Federal Government ended today, Congress needed to pass a resolution to keep the government funded and open so that it can avoid defaulting on its debt.

As of the time of this writing, the Senate has voted 65 to 35 to pass a stop-gap measure to fund the government through Dec. 3 and allow more time for budget negotiations. The bill also contains $6.3 billion dollars to fund Afghan refugee resettlements and $28.6 billion of disaster relief to help states recover from a recent period of hurricanes and wildfires. The House has aligned with the Senate and passed the resolution 245 to 175 to avert a government shutdown.  President Biden is expected to sign the resolution within the near future.

With this, Washington has dodged a bullet by avoiding a partial government shutdown and a financial crisis. But the matter of raising the debt ceiling to pass the reconciliation package remains unresolved. This issue will no doubt be at the center of the upcoming political battles on Capitol Hill.

Passing the bipartisan infrastructure bill is an opportunity for President Biden to follow through on two of his main campaign promises: instituting massive improvements to America’s infrastructure and reaching across the aisle to develop good policy.  As of now, Biden has continued discussions with Manchin, Sinema, and other congressional leaders to find a path forward.

However, it would be a massive blow to the administration if the infrastructure bill did fail, considering that the intiative was the chief legislative priority of the summer. Further, being unable to pass any major legislation in Biden’s first year as president with total Democratic control of Congress would be devastating and may even impact the crucial 2022 midterm elections.

The House will potentially hold a vote this evening for the infrastructure bill. According to sources, Pelosi has worked feverishly the past 48 hours (even making calls during the Congressional Baseball Game last night) to collect the remaining votes to pass the bill.

Leave a Comment

Your email address will not be published.